Historia del Movimiento Obrero

¿Qué es el Núcleo de Historia del Movimiento Obrero?

El Programa de Investigación impulsado por el “Núcleo de Historia del Movimiento Obrero” tiene como objetivo estudiar la trayectoria, las orientaciones políticas y los repertorios de acción de los distintos sectores y/o fuerzas del movimiento obrero, y su relación con la especificidad de la formación económica chilena, abordando sus diversas estrategias de organización y lucha pasadas y presentes. Para concretar este programa, nos organizamos en jornadas de trabajo mensuales en las que desarrollamos los productos y tareas que nos proponemos, tales como Documentos de Trabajo, la realización de Entrevistas, la discusión de la obra de otros autores, la invitación de expertos para enriquecer nuestro punto de vista, y todo esto colectivamente o de manera individual, pero siempre en intercambio con el resto de los miembros. En la misma línea, buscamos organizar seminarios, talleres y foros sobre nuestros temas de investigación para divulgar el conocimiento académico entre los protagonistas de las luchas sindicales de hoy.


¿Desde qué coordenadas teóricas y metodológicas abordamos la historia del Movimiento Obrero?

Como forma de realizar nuestro Programa de Investigación, hemos definido tres objetos centrales de investigación: primero, avanzar hacia una caracterización de las formas de acción política de la clase trabajadora y explicarlas a la luz de su desarrollo concreto en el proceso histórico; segundo, desarrollar teóricamente un concepto de politización construido en función de la propia experiencia histórica de la clase trabajadora y de sus potencialidades materiales; y tercero, reconstruir y sistematizar la trayectoria histórica de la clase trabajadora, tanto en sus dimensiones económicas, como políticas y orgánicas. Avanzando en estos temas, esperamos aportar elementos para hacer inteligible la situación actual del movimiento sindical, y para reflexionar acerca de sus proyecciones estratégicas.

Para clarificar nuestra perspectiva de análisis, creemos que la investigación sobre el movimiento obrero obliga a intentar resolver al menos tres grandes problemas teórico-metodológicos: (i) integrar el análisis histórico en una perspectiva de totalidad, que permita comprender y darle sentido a su devenir identificando sus condicionamientos y articulaciones con otras dimensiones de lo real; (ii) explicar las formas de interacción entre sujetos y estructuras, asumiendo los primeros como la forma necesaria de realización de las segundas, es decir, se trata de momentos de abstracción/conocimiento de una totalidad histórico concreta; (iii) arribar a una comprensión satisfactoria de la relación entre las formas de subjetividad que adquieren los/as trabajadores mediante su experiencia vital y la naturaleza de clase objetiva de ésta, que se expresa en politizaciones diversas.

Todo lo anterior refiere a la vieja discusión nunca resuelta sobre la posibilidad de explicar causalmente nuestra realidad histórica, es decir, el desarrollo de un conocimiento que apunte a identificar situaciones y estructuras que inciden en las formas concretas que adquiere el despliegue de los sectores organizados de la clase trabajadora, más comúnmente entendidos como el movimiento obrero o sindical.

Nuestra apuesta de investigación, además, está comprendida en cuatro niveles de análisis. Las formas de acción política es el primero de ellos, y su estudio lo enfocamos en sus formas de organización, pero también en sus formas de movilización ante diferentes interlocutores. El segundo concepto clave es el de politización, que refiere a la distinción entre lo político y la política, entendiendo lo primero como el espacio de la toma de decisiones soberanas por los sujetos respecto a sus problemáticas y que se expresa conflictivamente, mientras que lo segundo corresponde a la construcción de su delimitación institucional estatal. El tercer elemento es lo social, entendido como la existencia de estructuras sociales, cuya característica principal es su irreductibilidad al agregado de individuos y acciones en los que se expresa, y que determinan ciertas formas de subjetividad y politización, que pueden ser discernidas a partir de una clasificación basada en sus potencialidades objetivas en las relaciones sociales generales. Finalmente, consideramos que la trayectoria de la clase trabajadora y sus expresiones organizadas solo pueden estudiarse como un proceso, es decir, como un movimiento histórico que se va transformando junto con las condiciones materiales de producción y reproducción de sus miembros. En este sentido, el estudio de las formas de acción política de la clase trabajadora requiere un importante esfuerzo analítico de las relaciones sociales de producción y reproducción capitalista a partir de las cuales se ordenan y distribuyen las clases sociales en Chile, atendiendo a las especificidades de su inserción en el mercado capitalista mundial, y a las contradicciones particulares que de ello se han desprendido para los diferentes grupos sociales resultando en conflictos y lucha de clases, así como en tradiciones sindicales acordes con las formas de trabajo predominantes.